Brasil, al trotecinho

. Deportes

MUN43-78. MOSCÚ (RUSIA), 27/06/2018.- El centrocampista brasileño Paulinho (d) celebra con sus compañeros tras marcar el 0-1 durante el partido Serbia-Brasil, del Grupo E del Mundial de Fútbol de Rusia 2018, en el Estadio del Spartak de Moscú, Rusia, hoy 27 de junio de 2018 (RUSSIA SOCCER FIFA WORLD CUP, Serbia, Brazil, Moscow). EFE/Alberto Estévez [ATENCIÓN EDITORES: Sólo Uso editorial. Prohibido su uso en referencia con entidad comercial alguna. Prohibido su uso en alertas, descargas o mensajería multimedia en móviles. Las imágenes deberán aparecer como fotografías congeladas y no podrán emular la acción del juego mediante secuencias o fotomontajes. Ninguna imagen publicada podrá ser alterada, mediante texto o imagen superpuesta, en el caso de que (a) intencionalmente oculte o elimine el logotipo de un patrocinador o (b) añada y/o cubra la identificación comercial de terceras partes que no esté oficialmente asociada con la Copa Mundial de la FIFA.]

Un scratch con gusto a poco no jugó muy bien ante Serbia, pero con algunos chispazos de sus cracks se aseguró el primer puesto. Tras el 2 a 0 con goles de Paulinho y Thiago Silva y algunos lujitos de Neymar se cruzará con México en octavos.

No necesitan jugar muy bien. Son de los pocos que en la primera ronda les alcanzó con la camiseta. Los lujos estilo campaña publicitaria de Neymar encandilan un poco el análisis de un equipo que ganó bien pero sufrió mucho más de lo que dice el resultado. Brasil le ganó 2 a 0 a Serbia con una versión muy light de lo que promete y se aseguró el primer puesto. Primer puesto que lo llevará a jugar contra México, lejos de revancha alguna con Alemania… Pero la pregunta fue durante varias parte del partido: ¿Dónde nació Tadic? ¿En qué playa carioca aprendió a jugar Kolarov? Más brasileños que varios brasileños, Serbia mostraba que el buen trato de pelota no es exclusividad sudamericana. Willian sufría y mientras Neymar se quedaba muy abierto sobre la izquierda, era Coutinho quien se hacía cargo. En realidad, cargo de lo que le exige la camiseta a Brasil: ser protagonista. El tema es que, sin la pelota, se le complica a cualquiera.

La suma de cracks a veces puede ser suficiente. Porque el gol que rompió el partido fue fuera de contexto. Un pelotazo-asistencia fantasista de Coutinho para que Paulinho abusara de la mala salida de Stojkovic para el 1 a 0. ¿Cambió algo? En realidad, la necesidad serbia para no despedirse del Mundial y, encima, en desventaja, le abrió los espacios a un Brasil, que no los supo aprovechar.

Hasta que llegaron diez minutos en el segundo tiempo en los que la historia pudo haber cambiado, pero como no hay forma de comprobarlo, apenas podemos describir que Serbia tuvo cinco claras de gol. Las bandas brasileñas (Filipe Luis hizo extrañar a Marcelo, lesionado) y Fagner jugaron de mal para muy mal. Serbia desbordó cómo y cuándo quiso. Matic, Mitrovic, Kolarov, Kostic y Radjonic tuvieron cada uno la suya. O le pegaron mal, o apareció la pierna de Miranda, o la encontró el arquero Alisson. Los hinchas serbios deliraban y los brasileños sufrían. Ambos bandos sabían que si Brasil había sobrevivido a esa seguidilla, ya sería imposible cambiar la historia. Un corner de Neymar, con foul incluido de Miranda a Mitrovic que el VAR prefirió no mirar, terminó en el cabezazo de Thiago Silva para el 2 a 0.

Brasil fue como esa comida light que te alimenta, te cuida pero que te deja siempre con ganas. El triunfo, en un Mundial con tantas sorpresas, terminó siendo una buena señal porque el equipo de Tite siguió de menor a mayor. Si le mete un poco de dulce, si se sale del régimen estricto de belleza, puede ser letal.

FUENTE: Olé