Lo condena el archivo

. Deportes

AE00. BRONNITSY (MOSCÚ), 29/06/2018.- El técnico de la selección de Argentina, Jorge Sampaoli (i), y el presidente de la AFA, Claudio Tapia, durante el entrenamiento que el equipo albiceleste ha realizado hoy en Bronnitsy (Moscú), antes de viajar a Kazán donde se medirán mañana con la escuadra francesa en los octavos de final del Mundial de Rusia 2018. EFE/Alberto Estévez

Hace 50 días, Tapia declaró que Sampaoli seguiría en el cargo "aunque Argentina no pase la primera ronda", habló del contrato de cinco años y del proyecto con él a la cabeza. "Es el mejor técnico del mundo", supo declarar. Del anhelo de un trabajo a largo plazo al desencanto y la búsqueda de un volantazo decoroso.

Uno es esclavo de sus palabras y dueño de sus silencios. Y por estas horas, Claudio Tapia estará recordando ese refrán: el archivo lo condena. En menos de dos meses, pasó del apoyo incondicional al proyecto de Sampaoli al desencanto que, cuanto menos, lo pone a repensar si la continuidad de este cuerpo técnico es la mejor opción. Eso sí, si aún el casildense sigue siendo el entrenador del selectivo nacional es gracias a una cláusula de 20 millones de dólares (a cambio en pesos, unos 600 millones) que el propio Tapia firmó: quien decida interrumpir el vínculo de manera unilateral, deberá pagarle al otro dicha cifra.

Tras ser electo como el mandamás de la AFA, Tapia anunció públicamente que reverían todos los contratos que había autorizado la Comisión Normalizadora, encabezada por Armando Pérez. Entre éstos estaba el de Edgardo Bauza, por ese entonces entrenador de Argentina, el cual fue interrumpido en busca de un golpe de efecto.

Fue la primera gran decisión estrechamente ligada a la Selección de la actual comisión directiva: Tapia, asesorado por Daniel Angelici, se comunicaron con los dirigentes del Sevilla con el objetivo de destrabar su salida para que se haga cargo del equipo nacional, anhelo que lograron luego de pagar un millón y medio de dólares a la institución española.

Tapia y compañía estaban fascinados con Sampaoli. En él veían al entrenador para los próximos cinco años. O aún más: Sampaoli sería la cabeza de la refundación futbolística del fútbol argentino. Y es que el casildense no llegó solo. Con él, arribó un nutrido cuerpo técnico que puso en marcha un plan para recuperar el terreno perdido en las juveniles: todo se vino abajo en 50 días.

El 13 de julio, en una entrevista con Radio Mitre, había respaldado de manera contundente al entrenador. "Banco a Sampaoli aunque no pase la primera ronda del Mundial", dijo el máximo dirigente del fútbol argentino, sin dudar. "Ya lo hablé con él. Tiene contrato por cinco años. Es un proyecto del cual él está al frente. Confío en él. Se la jugó cuando vino porque estaba cómodo en Sevilla y hasta tenía ofertas superadoras. Él se la jugó y eso tiene un valor". Después, pasó lo que todos saben.

Si está bien o está mal Tapia le pida la renuncia a Sampaoli es otro tema. El desencanto existe y la intención de redireccionar la estructura del seleccionado también. Pero el archivo lo condena: en 50 días, su plan se derrumbó. Y por eso también deberá pagar cuentas.

FUENTE: Olé