"Ella no lo trata bien a su hijito; desde que nació yo lo cuido"

. Salta

tribuno

La mujer denunció a su hija por maltratar a su nieto de dos años y medio. La joven de 20 años está detenida.

"Es una situación difícil para mí. Ella tiene mucha irresponsabilidad con su hijito; no lo trata bien y cuando él está con ella vive llorando". Esa fue la breve y dura descripción que hizo la mujer que denunció a su hija de 20 años, quien desde la semana pasada está detenida por maltratar a su pequeño hijo de dos años y medio.

El viernes de la semana pasada, relató la señora, llegó a su casa del barrio Convivencia la joven junto al niño.

- "Mamá usted quería ver al nene", le dijo después del saludo.

- "Sí, sí, pasá", le respondió.

En ese momento, la abuela vio que el nene tenía un moretón en un ojo e hinchado un labio.

"No le dije nada en ese momento, solo le pedí: "dejámelo hasta las 12 de la noche, después vení a retirarlo'", recordó ayer la mujer al dialogar con El Tribuno.

La mamá del pequeño se fue y ella aprovechó para revisarlo. Al sacarle el calzado vio que tenía quemado y golpeado un pie y en el otro también tenía golpes.

A pesar de su dolor como madre, en ese momento tomó al pequeño y se fue a la comisaría 17 del barrio Solidaridad donde denunció a su hija por maltratar a su nieto. El trámite fue extenso ya que tuvo que esperar hasta la madrugada para que un médico legal constatara las lesiones.

Formalizada la queja, la Fiscalía Penal 8 ordenó la detención de la muchacha.

"Ahora el nene está conmigo, feliz. En este momento está durmiendo", contó ayer en la tarde.

"No sé qué le pasa"

"Desde que se embarazó le di oportunidades para que ella pueda trabajar, pueda estudiar y terminar la secundaria, o estudiar un oficio. Pero ella no quiere. En realidad no sé qué le pasa a mi hija, no sé qué tiene en la cabeza", explicó la mujer mientras se esforzaba por evitar las lágrimas.

"No sé si tiene problemas con de adicción, pero sí sé que le gusta salir mucho de noche", agregó.

Desde que el nene nació, madre e hijo vivieron en la casa de la abuela materna. Pero hace un tiempo la joven decidió irse de la casa llevándose a su hijo "con una supuesta orden de un juez, porque ella es la madre. Pero no duró ni tres días y lo trajo golpeado, quemado el pie y el ojito verde", remarcó.

La mujer se mostró esperanzada en que la dura experiencia que vive hoy su hija "le sirva para encarrilar su vida".

Fuente: El Tribuno Salta